"México no puede convertirse en campamento de migrantes", dice el presidente