El papa finaliza su viaje a Eslovaquia con un baño de multitudes