El "rombo" de Merkel, un gesto que se volvió icónico