El mercado de ganado de Liniers, último recuerdo de la Buenos Aires rural